Menu

Acerca de esta web

Hola estimado lector.

La verdad es que hace tiempo que quería hacer esta página web no solo por una cuestión de dar a conocer este tema archi trillado en la web si no que por una cuestión de mostrar productos que se venden en la internet relacionados con la salud y que resultan muy efectivos.

Esta web se trata de eso. Es una especie de muestrario lleno de enlaces hacia páginas que muestran soluciones a distintos problemas de salud que comienzan justamente con el placer de comer más de lo que nuestro cuerpo necesita.

Nace también de la necesidad de investigar soluciones para mi propia familia. Mi madre y hermano mayor son diabéticos. Y ahora uno de mis 4 hijos también está al borde de que su gordura pase a otra etapa que es la diabetes.

Mi madre porque según entiendo la heredó…está en sus genes. Bueno, la diabetes al igual que el cáncer está en los genes de todos así es que bajo esa premisa, todos somos propensos a “heredar” la diabetes y el cáncer. Pero, ¿porqué solo se les presenta a algunas personas y no a todos?

Mi hermano mayor, bueno, el era un deportista en la época de colegio. Llegó a ser el mejor arquero de nuestro Colegio. Su pasión siempre fue jugar al fútbol. Se casó y al poco andar, dejó de jugar fútbol y se transformó en un estupendo marido sedentario.

Resultado de todo ese tiempo de mantener los “músculos en reposo” fue llegar a pesar 134 Kgs.

Pero entre mis primos hermanos ocurre lo mismo con varios de ellos. Parece ser que la “herencia de la diabetes” es lo más prolífico de mi familia.

¿Y qué hay de mí?

Bueno, a mis 60 años me mantengo saludable gracias a que soy muy proactivo. No paro, siempre estoy en movimiento y me alimento “sano”. Como de todo pero casi nunca como frituras. Hago ejercicio y mi metabolismo está en buenas condiciones aunque podría hacer más ejercicios y andaría mejor creo yo.

Pero en lo fundamental, no tengo diabetes y aunque si tengo un peso superior a lo que se supone “normal”, nunca me he visto afectado por, por ejemplo, dolor en mis articulaciones o en las rodillas para subir o bajar escalas. De hecho las subo y bajo corriendo y a veces hasta de 2 escalones por vez.

Me gusta mucho la comida sana, recurro a la homeopatía y medicina natural cuando se me presenta algún malestar. En general, trato de no dejar de comer frutas y verduras y también carnes rojas y de aves. Frutos secos me encantan y disfruto mucho comiendo maní, almendras y nueces, higos secos con harina tostada, un rico postre de huesillos con mote, jugos y zumos de frutas y verduras. Trato de no tomar leche aunque soy como ratón para el queso. El cafecito conversado y acompañado de unas ricas galletas a media mañana es de todos los días.

También gusto de una buena copa de vino de vez en cuando y una rica lata de cerveza.

Es decir, no hago asco a nada. Lo que me pongan por delante lo pruebo y si me gusta lo como. No como en exceso aunque a veces suelo repetirme un buen plato compartiendo un asado.

Pero, a diferencia de mi hermano yo no tengo diabetes ni me duelen las articulaciones por exceso de peso. O sea, no soy un súper hombre que no tiene enfermedades y que siempre está al 100%, pero definitivamente no me siento identificado con personas de mi misma edad que sufren muchas enfermedades y en algunos casos, hasta están postrados casi despidiéndose de este mundo. Y no es broma.

Cuando con mi familia y amigos conversábamos de las enfermedades que por la edad se están presentando en varios a esta altura de la vida, algunos hablaban que estaban tomando remedios para la diabetes, el colesterol alto, dolor en las articulaciones, hipertensión, artrosis, apneas, enfermedades a la vesícula y al hígado, y un gran etcétera, comencé a investigar y me encontré en la web con una gran cantidad de información para tener una vida saludable.

Descubrí muchas alternativas de vida saludable. Muchas de ellas un poco fantasiosas diría yo pero otras son creíbles y practicables por el 90% o más de las personas.

Y eso es esta web, una recopilación de información que está en la web y los enlaces a esas web lo que logra que en un solo lugar las personas encuentren información y quizá la solución a muchos de sus problemas de salud.

No es nada más que eso y no pretende arrogarse conocimientos de ningún tipo y tampoco pretende indicar si un tratamiento es bueno o no, a no ser que haya sido probado por mi mismo o alguno de mis parientes o amigos, y aún así, siempre la persona debe ser responsable finalmente ella misma de su condición y que todo lo que aquí se presenta es de terceras personas y el uso de esos productos o alimentos es finalmente de la exclusiva responsabilidad del lector que toma la decisión de adquirirlo y probarlo.